jueves, 10 de enero de 2013

El Nuevo Inconsciente


Sé que sois bastantes los psicólogos que seguís este blog y no me gustaría enemistarme con ninguno, pero tengo que ser sincero aunque intentaré plantearlo de la forma más suave posible: creo que Freud está, cuando menos, obsoleto. Ha sido una figura clave de la cultura del siglo XX, pero creo que muy pocas de sus ideas van a formar parte del cuerpo de la ciencia de este siglo, ni de los venideros. Si tuviera que elegir una, destacaría el concepto del inconsciente como su aportación más destacada. La investigación en Neurociencia, así como evidencia convergente de muchos campos, está demostrando, cada vez con menos margen de duda, que una buena parte de nuestra actividad mental es inconsciente, o automática, y que la actividad consciente es solo la punta del iceberg. Nuestra mente es dual y existen unos procesos automáticos que afectan a nuestras decisiones sin que seamos conscientes de ellos. La razón es que la mente inconsciente capta información ( visual, auditiva, etc.,) acerca del entorno y envía la salida de esos datos a las deliberaciones de nuestra mente consciente sin que nosotros nos demos cuenta, afectando la manera en que nos comportamos y cómo percibimos el mundo. Esto parece darle la razón a Freud y a veces escucho a propósito de este tipo de experimentos y descubrimientos: “¿ves? eso ya lo decía Freud”. Pues no, no es lo mismo lo que decía Freud y lo que dice la Neurociencia actual. 

El inconsciente que nos presenta la Neurociencia de los últimos 10-15 años, al que podemos llamar Nuevo Inconsciente, presenta diferencias fundamentales con el inconsciente del que nos hablaba Freud, y voy a comentar especialmente dos de estas diferencias que considero esenciales.
1. El Nuevo inconsciente es inconsciente, realmente inconsciente. El inconsciente de Freud era un inconsciente de mentirijillas, por así decirlo: al inconsciente de Freud se podía acceder por la vía regia de los sueños, o por el análisis, y era fruto de unos mecanismos motivacionales ( represión...). Digamos que Freud seguía la estela de Aristóteles y su planteamiento de que no hay nada en la mente que no haya pasado antes por los sentidos. El Nuevo inconsciente es totalmente inconsciente y no es accesible a la introspección. No se puede revelar por los métodos tradicionales (el diván) porque ocurre en ciertos módulos de nuestro cerebro que son inherentemente inaccesibles a la mente consciente.  Para entender la idea pensad en el módulo de reconocimiento de caras que parece que tenemos en el cerebro (hay gente que lo discute)…Existen  unas neuronas que se dedican al procesamiento de caras y si sufres un infarto en determinadas zonas del cerebro pierdes esa capacidad. Pues bien, por mucha introspección que hagamos ese módulo es inaccesible a nuestro conocimiento. Sencillamente está encapsulado y funciona según unos parámetros determinados. Pero existen igualmente cantidad de módulos o mecanismos que procesan emociones, cogniciones, etc., opacos por completo a nuestra conciencia
Voy a ilustrar este punto con algunos ejemplos. El primero tiene que ver con el contacto corporal. En un estudio realizado en Francia, se pidió a tres hombres apuestos que se colocaran en una esquina un fin de semana e hicieran proposiciones a las chicas jóvenes solitarias que pasaran por allí. Se dirigían a todas ellas utilizando las mismas palabras y gestos pero a la mitad las daban un ligero toque en el hombro o el antebrazo, de medio segundo, y a la otra mitad no las tocaban. El resultado fue que consiguieron el teléfono del 10 % de las que no tocaron, pero tuvieron el doble de éxito con las que tocaron: el 20 % accedieron a darles el número de teléfono. Lo interesante es que cuando los investigadores paraban a las mujeres después del encuentro la mayoría no recordaba haber sido tocada. También se ha comprobado que los camareros que tocan a los clientes consiguen propinas más elevadas y que los sujetos colaboran más para realizar una encuesta si son tocados.
En otro estudio, en un supermercado, vendían vinos franceses y alemanes y unos días ponían música francesa en los pasillos, y otros música alemana. El resultado fue que los días que había música francesa dos tercios de los compradores se llevaron el vino francés, mientras que en los días con música alemana dos tercios se llevaron el vino alemán. Cuando se entrevistó a los sujetos y se les preguntó si recordaban la música la mayoría no la recordaba, y además no creían que hubieran comprado el vino por la música. Existe un campo que emergió en los años 90 que utiliza todo este tipo de técnicas y tecnologías  para persuadirnos a comprar, el neuromarketing. 
Pero tenemos muchos otros ejemplos: nos llevamos una mejor impresión de una persona si tenemos una bebida caliente en la mano en ese momento y no una bebida fría, tenemos una postura más dura en una negociación si estamos sentados en un banco duro en vez de en un sofá, nos llevamos una peor impresión de una cosa si hay mal olor en el ambiente...estos y otros experimentos los podéis encontrar en los libros de Dan Ariely, por ejemplo Predictably Irrational. Pero la cosa podría llegar incluso más lejos. Se han realizado experimentos en ratones donde se ha visto que la ingestión de Lactobacillus regula su estado emocional (muestran menos ansiedad y depresión), efecto que parece estar mediado por el  nervio vago porque si se secciona este nervio se bloquea por completo. Por supuesto, no está demostrado nada similar en humanos pero no es descartable que existan efectos de este tipo y aquí hemos hablado de la posibilidad de que la infección por Toxoplasma tenga efectos en la personalidad humana, y también se ha relacionado esta infección con las ideas de suicidio.
La moraleja de todos estos ejemplos es que por muchos años que nos tiremos en el diván y mucha introspección que hagamos jamás podríamos descubrir esos efectos de nuestra mente automática o inconsciente sobre nuestras decisiones. Tenemos que confiar en los científicos  y en todo este tipo de experimentos para descubrir lo que nos está pasando, y lo que podemos aprender de ello.

 2. El Nuevo inconsciente no es personal, es un conjunto de respuestas programadas por la selección natural y existe porque tiene ventajas adaptativas desde el punto de vista evolucionista. En este sentido, el Nuevo Inconsciente se parece más al inconsciente junguiano que al freudiano. Son adaptaciones presentes en todos los individuos de la especie y muchos de estos procesos automáticos los compartimos, y los hemos heredado, de nuestros ancestros primates y mamíferos. Si queremos entender estos mecanismos cognitivos ( y emocionales), como el sesgo de Negatividad que hemos tratado recientemente, el optimismo innato, la regla de reciprocidad, y muchos otros, tenemos que recurrir a la Evolución.

Resumiendo, nadie le puede negar a Freud el mérito de haber llamado nuestra atención sobre al dualidad de la mente humana y la existencia de la mente inconsciente. Esta dualidad de la mente humana ha sido reconocida por muchos autores y ha recibido diversos nombres. Freud hablaba de consciente e inconsciente ; los psicólogos cognitivos de los años 70 del siglo pasado distinguían entre procesos automáticos y procesos controlados; Lieberman y cols. hablan de procesos reflexivos y reflectivos; Epstein, de  modos de pensamiento experiencial y racional; Sloman de pensamiento asociativo y basado en reglas: Kanehman y otros han hablado de intuición frente a razonamiento y, por fin, Kahneman lo deja en Sistema 1 y Sistema 2. El caso es que nuestros conocimientos han avanzado bastante desde los tiempos de Freud y nos dibujan un inconsciente diferente al que él imaginaba. A partir de ahora, cuando hablemos del inconsciente habrá que precisar si hablamos del viejo o del nuevo.

Referencias




24 comentarios:

  1. Me declaro psicólogo, pero nada ofendido: Freud era médico neurólogo, más cerca de un psiquiatra que de un psicólogo ;)

    Y aunque la noción de Freud no era "El insconsciente" (una mala traducción y peor interpretación de sus sucesores), sino "Lo inconsciente" (más impersonal y haciendo referencia a lo inaccesible desde lo consciente); el post es genial como todos.

    Por cierto, que Freud nunca recibió el Nobel de medicina y si el Goethe de literatura. Quizás sus postulados no lleven bien el paso del tiempo, pero escribía como nadie ;)

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. http://www.redesparalaciencia.com/1637/redes/2009/redes-45-el-experto-y-sabio-inconsciente

      Eliminar
    2. es un video estupendo, totalmente recomendable

      Eliminar
  3. Yo quizá lo separaría en un parámetro temporal. Lo que lleva cientos de miles de años(en algunos casos, millones), pesa demasiado como para trascenderlo en una breve vida. Otra cosa es el bagaje (y el peso) ontológico, aprendido hace cuatro días desde que nos educaron según donde nos tocó el bombo. Podría caber otra nueva categorización en función, simplemente, de lo que pesa el tiempo y su correspondiente esperanza (o no) a superarlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. Podríamos compararlo a dos programas de software. Uno de ellos lleva cientos de miles de años perfeccionándose y ya va por la versión 4576.0, por así decirlo :). Y el otro lleva menos años y no está tan pulido. De modo que sí, el tiempo importa

      Eliminar
  4. Pues yo estudié Ingeniería Bioquímica, y hago investigación en ciencias de los Alimentos, y en mi camino escéptico descubrí este maravilloso blog (entre otros) que me incursionan al área de las neurociencias. No puedo evitar preguntar, ¿esto es lo que estudia un Psicólogo en la carrera?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te puedo responder porque no sé la formación que reciben ahora mismo los psicólogos, pero creo que en Evolución reciben muy poca. Desde luego los psiquiatras ninguna. Y la Psiquiatría, que es lo que conozco vive mirándose al ombligo ajena totalmente a todos los avances en Neurociencias. Una pena

      Eliminar
  5. Yo creo que ahora se exageran muchos los defectos de Freud y del psicoanalisis y se niega la importancia de su principal descubrimiento: el inconsciente sexuado que es un poco lo mismo que decir fitness pero que en mi opion va un poco más allá del sexo reproductivo. Es como una moda donde todo el mundo pretende desmarcarse para ser tomado en serio, pero e sobvio que el inconsciente freudiano existe de lo ocntrario qué significa el concepto de autoeengaño de Trivers? Lo reprimido es un engaño y un autoengaño.
    Por cierto que Freud nunca dijo que el inconsciente entraba por los sentidos sino que mas bien afirmó que sus contenidos podrian haber estado en el consciente o no, dejando sitio pues para los contenidos que hoy llamamos adaptativos.

    ResponderEliminar
  6. Si no te entiendo mal, para ti existirían los dos inconscientes: el nuevo o adaptativo, y el viejo o freudiano. Es posible teóricamente pero también es posible que el nuevo inconsciente realice las funciones del viejo, pero de otra manera.

    La noción de auto-engaño la elaboraron Freud y su hija Anna y es un tema al que Trivers lleva dándole vueltas más de 30 años. Recientemente publicó un libro sobre ello "Deceit. Fooling yourself the better to fool others" que a mi modo de ver no lleva a ningún sitio, (y Trivers es uno de mis héroes ). Según él, el inconsciente existiría precisamente para hacer posible el autoengaño. Pero hay una visión alternativa, que es que puede existir autoengaño sin el inconsciente freudiano, no necesitas el inconsciente freudiano para explicar el autoengaño.

    Por un lado, los Freuds decían que la gente utiliza determinados mecanismos de defensa para protegerse de verdades no deseadas acerca de sí misma, principalmente para ocultar sus impulsos agresivos y sexuales de ellos mismos. Baumeister piensa, por ejemplo, que evidencia más reciente sugiere que la gente usa estos mecanismos para proteger su autoestima. Estas dos visiones son conciliables, porque en la época victoriana de Freud el sexo y la agresión eran tabú y por ello era esencial ocultar esos pensamientos para mantener la autoestima ( y la estima pública ). Hoy en día es más probable que baje tu autoestima si no tienes deseos sexuales, no serías bastante cool socialmente :)

    Pero vamos a ver cómo podríamos explicar el autoengaño sin el inconsciente freudiano. Tenemos un buen montón de sesgos cognitivos con los que nos autoengañamos. Vamos a coger uno, como ejemplo, el llamado en inglés "self-serving bias" "sesgo autofavorable" o "sesgo a favor de uno", básicamente que los éxitos son aciertos tuyos pero tus fracasos son culpa de otros. El autoengaño no operaría lanzando ideas a una habitación oscura,a una especie de Purgatorio de malos pensamientos, sino que el autoengaño se consigue por una interpretación sesgada, por una búsqueda sesgada de evidencia ( como en el sesgo de confirmación), y trucos de ese tipo. Piensa en una persona que se atribuye los méritos y apunta a otros como culpable de los fracasos. No hay unos pensamientos de autoculpa que se arrojan fuera de la mente consciente, donde esperan el momento de volver para inundarnos de culpa y ansiedad. Más bien la idea de culparse a uno mismo puede haber sido considerada como una posible explicación, pero se rechaza como errónea ( debido a una interpretación sesgada de la evidencia). Esa idea de la autoculpa existe en el mismo lugar que existe "10" como respuesta a "¿cuántas son 3+5?". Esto es, la respuesta "10" se consideró pero fue rechazada y descartada. La idea de "10" no está esperando en el inconsciente lista para saltar de vuelta a la conciencia...simplemente se ha ido...De la misma manera, la posibilidad de culpar al yo, se consideró pero fue descartada y borrada, una vez que la persona consiguió venderse a sí misma que la desgracia era culpa de otro.

    Por último, creo que otras funciones que se atribuyen a ese supuesto inconsciente freudiano derivan simplemente del funcionamiento de nuestra memoria.

    En cualquier caso, un tema apasionante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aqui hablé del tema del engaño, autoengaño y donde podemos explorar mejor el tema del inconsciente.
      http://carmesi.wordpress.com/2013/01/10/embarazos-fantasma/

      Eliminar
  7. Por otra parte: Cuando yo estudiaba psicoanalisis se no decia que la represión está destinada a:
    1.- Obturar todo aquello que disminuye la autoestima
    2.- O lo moralmente inaceptable
    3.- O la responsabilidad
    4.- O el autoconcepto.
    De modo que creo que cualquier PE podria estar de acuerdo con ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. estoy de acuerdo, en estos temas hay campo para conciliar conceptos

      Eliminar
  8. la neurociencia tiene una enorme deuda de gratitud con el psicoanálisis aunque no tengo fe en que se restauren las relaciones, mas bien observo una tendencia a la negación -como siempre sucede- con las deudas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esto no estoy en absoluto de acuerdo. Te agradecería ejemplos de esa deuda porque puedo estar equivocado. Mi impresión, empezando por la doctrina de la neurona de Santiago Ramón y Cajal y acabando por el descubrimiento de las neuronas espejo, por Rizzolatti, por decir algo reciente, es que no creo que las Neurociencias le deban absolutamente nada al Psicoanálisis. Si acaso, el Psicoanálisis ha sido un estorbo. Ni el Psicoanálisis ni la Psiquiatría han realizado ninguna aportación significativa a las Neurociencias, ni a la Ciencia en general. Y como la Psiquiatria no se convierta en una especie de Neurociencia Clínica se va a quedar en la cuneta de la historia.

      Eliminar
  9. Pego esto que comente en un foro:

    Estoy leyendo un libro muy interesante sobre plasticidad neuronal y el inconsciente, esta escrito por un neurobiólogo y un psiquiatra.
    Se llama “A cada cual su cerebro”.
    El libro habla sobre como el descubrimiento de la plasticidad neuronal puso un punto en común por primera vez entre dos disciplinas históricamente peliadas, la neurociencia y el psicoanálisis.
    La primera buscaba una explicación científica de carácter universal para el comportamiento del hombre y la segunda da mas importancia a la historia personal de cada individuo.
    Bueno, ahora con el descubrimiento de la plasticidad neuronal se sabe que los individuos no tienen el mismo cerebro toda su vida, si no que este se modifica por nuestras experiencias y el lenguaje (dicho por la neurociencia no por Lacan).
    La historia de la gente es muy importante, no solo el entorno o la genética.

    Cada experiencia deja una huella en nuestro cerebro, luego nos olvidamos del suceso que creo la huella, pero la huella sigue, allí se asienta el inconsciente. El proceso de creación es mediante la sinapsis.
    ¿Nunca escucharon ese comentario freudiano…
    hay recuerdos que creemos olvidamos pero en realidad siguen ahí?
    Bueno, esa es la explicación científica.

    LAS HUELLAS NEURONALES DETERMINAN COMO PERCIBIMOS LA REALIDAD:

    Realidad externa —> conjunto de sinapsis —> Representación interna.

    Por lo tanto cada persona tiene una representación propia de la realidad.

    Forma de creación de huellas:

    Freud: Experiencia—> Percepción—> Huella psíquica
    Neurociencias: Experiencia—> Percepción—> Huella neuronal
    Lacan: Experiencia —(significado)—> Percepción—> Significante

    Bien esto no queda allí porque además:

    Cuando las experiencias son parecidas sucede esto:

    Experiencia A crea huella A, pero luego el individuo tiene la experiencia B (que tiene cosas en común con A pero es distinta), pero la experiencia B no crea una nueva huella B, modifica la huella A y crea la huella C.
    Por lo tanto aunque luego la experiencia A y B se olvidan, según el inconsciente están conectados por sinapsis.

    ¿Qué es esto? Es la base científica detrás de la asociación libre
    La asociación libre es la base la terapia de psicoanálisis y de la interpretación de los sueños.
    Hay cosas que solo tienen relación para el inconsciente.

    Un recuerdo o experiencia recuerda a otro o parece por alguna razón parecido a otro, luego el analista y el paciente analizan que tienen en común, ahora eso ya tiene base científica.

    También demuestran el concepto de pulsión, que es un poco mas largo, escenario fantasmagórico y represión que todavía no llegue.

    El libro que estoy leyendo es:

    “A cada cual su cerebro” de François Ansermet y Pierre Magistretti

    Un libro muy enriquecedor para cualquiera que quiera saber un poco mas de psicología, y para cualquiera que este muy seguro del poder de su racionalidad jeje.

    Acá tienen mas información sobre el: http://escuelaconcerebro.jimdo.com/rese%C3%B1as/a-cada-cual-su-cerebro-de-f-ansermet-p-magistretti/

    ResponderEliminar
  10. En este blog se olvidan de personas tan influyentes en la psicología como Schopenhauer y Nietzsche, tanto que se adelantaron a toda afirmación Freudiana y Junguiana. Creo que el Nuevo inconsciente ya era predicado por el zaratustra de Nietzsche pero se resta crédito a ello.

    ResponderEliminar
  11. En este blog se olvidan de personas tan influyentes en la psicología como Schopenhauer y Nietzsche, tanto que se adelantaron a toda afirmación Freudiana y Junguiana. Creo que el Nuevo inconsciente ya era predicado por el zaratustra de Nietzsche pero se resta crédito a ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, el problema es que el autor del blog tiene unos conocimientos limitados y no llego a muchas cosas, pero no intento restar crédito a otros autores. De Schopenhauer no sé nada pero a Nietzsche sí le he leído y desde luego que la idea del inconsciente ya estaba allí (Freud le tendría que haber pagado royalties).
      Pero lo que no tengo claro es si el inconsciente de Nietzsche era similar al nuevo inconsciente, tendría que releerlo. Desde luego no existía entonces la base experimental que tenemos ahora
      De todos modos os agradezco a todos que ampliéis el artículo con vuestros conocimientos e ideas.
      Así ganamos todos
      Gracias por tu aportación

      Eliminar
  12. ¿Ofender a los psicólogos por hacer una crítica de Freud o el Psicoanálisis? ¿Se ofenderían los médicos si hicieras un crítica de Hipócrates?

    Freud, en su época y contexto socio-cultural. Ha quedado desfasado hace ya décadas, aunque algunos aún se encuentran más cómodo en ese campo que en el de la ciencia.

    Un saludo.

    Pd: Otra fijación que hay es la de equiparar neurociencia y psicoanálisis. Por favor, si vamos a hablar de correlaciones, fijémonos en la Psicología actual.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Muy buen artículo Pitiklinov , y es que la neurociencia está demostrando una y otra vez que los procesos inconscientes son mecanismos adquiridos ( evolutivamente) por nuestros antecesores primates y mamíferos a fin de poder sobrevivir al ambiente, es por ese motivo que aun no logro asimilar o entender el hecho de que neurocientificos que tanto han ayudado al crecimiento y fortalecimiento de esta área como Eric Kandel o Antonio Damasio (por mencionar unos nombres) no deslinden completamente con el psicoanálisis y es mas que le den una cierta importancia y credibilidad( aunque no sé si actualmente sigan pensando lo mismo), y lo que me gustaría saber es si conoces( o si alguien conoce) nombres de neurocientificos( de relevancia en esta área) que se opongan explícitamente al psicoanálisis( ya que no logro encontrar el internet a neurocientificos que den su opinión abiertamente sobre ese tema), y mejor aun si conoces el nombre de algún articulo en donde fundamenten esta posición, muchas gracias de antemano por la respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no conozco neurocientíficos que se pronuncien. En lo que he leído no me los he encontrado. Yo creo que entre científicos jóvenes ni piensan en él, no es motivo de debate, ni lo tienen en cuenta. Sencillamente lo ignoran, lo cual me parece acertado.
      El psicoanálisis ya no es un referente para ellos, ni siquiera para rebatirlo. Eso creo, vaya.

      Eliminar